Los Pintores

Durante el florecimiento de la producción de calendarios, de la década de los 30´s a la de los 60´s del siglo XX, talentosos artistas mexicanos crearon pinturas con diversas temáticas, las cuales eran fotografiadas para las prensas de cromolitografía para ser usadas como cromos.

Los artistas de calendarios pintaban al principio en lienzos de formato grande, hasta 3 m de ancho, para adaptarse a las enormes cámaras de la época. Después de la 2a. guerra mundial, las innovaciones en las cámaras comerciales permitieron a los artistas pintar en formatos más pequeños, con lo cual se redujo el tiempo de elaboración de las pinturas.

No se esperaba que las pinturas duraran para siempre, solamente se requerían para tomar las fotografías para la separación de colores. Por tal motivo, muchos pintores no preparaban los lienzos con capas preliminares, así como reusaban los lienzos pintando por detrás, e incluso, usaban tablas de desecho. Por consecuencia, muchas pinturas no sobrevivieron y las que lo lograron han tenido que ser completamente restauradas.

A pesar de que el uso de los calendarios con imágenes de pinturas por encargo disminuyó con la popularidad repentina de la fotografía a color a finales de la década de 1950, Calendarios Landin sigue utilizando con gran éxito este recurso en conjunto con las nuevas tecnologías de impresión.

En las salas del Museo del Calendario se encuentran 146 pinturas que fueron rescatadas y restauradas para poder ser expuestas.